*El siguiente es un informe presentado en el año 2010 al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, con motivo de su viaje a Israel. 

 

Nuestro país desde hace muchos años ha entrado en un proceso de desinversión en materia de defensa. Considerando la preexistente relación comercial con el estado israelí en dicha materia es menester tener en cuenta las posibilidades que su mercado armamentístico puede ofrecer para revertir la situación de cuasi indefensión de la cual es objeto nuestra Nación.

 

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) es sin duda el principal destino que el mercado israelí puede favorecer. Dentro del Ministerio de Defensa hace tiempo se está estudiando la posibilidad de reemplazar los viejos “Deltas”. Los Deltas son los aviones Mirage III (AMD M-IIIEA) cuya vida útil y operativa se encuentra sujeta al constante trabajo de la FAA para alargarla.

 

Dentro de la FAA se desarrolla un debate respecto al reemplazo de los Mirage III. El debate se centra respecto a qué tipo de reemplazo debe buscarse, si un reemplazo temporal o un reemplazo definitivo. Es dentro de los reemplazos temporales que un avión israelí toma protagonismo, el Kfir C10.

 

El Kfir C10 es un avión de caza fabricado por la Israel Aircraft Industries (www.iai.co.il) y es un desarrollo sobre la base del avión Mirage 5. Que sea una mejora respecto a un Mirage no deja de ser una gran ventaja dado a que el reemplazo que se obtiene pertenece a una “familia” de aviones con tecnología ya conocida. Este es un aspecto fundamental a la hora de la consideración en nuestras fuerzas armadas.

 

La modernización de nuestras fuerzas armadas conlleva una modificación de las partidas presupuestarias tan sensibles en nuestro país; es por ello que debe tomarse en cuenta los valores que la adquisición de estas unidades conlleva. El Kfir tiene un valor aproximado de 4,5 millones de dólares (la célula o plataforma únicamente). Considerando que una compra razonable sería de 12 a 24 unidades se está hablando de una inversión inicial de por lo menos 54 millones de dólares. A las unidades debe agregarse todo el proceso de adaptación a las mismas (aviónica y sistema de armas: misiles + radar) por lo que el costo se incrementaría considerablemente (duplicándolo por lo menos). Por otra parte debe considerarse el tiempo de adaptación respecto a nuevos costos y establecer y aceitar la cadena logística, como  equipos de apoyo, bancos de pruebas, herramental, sistemas auxiliares, etc. (sujetos a disponibilidad inmediata o stock)

 

Ventajas y desventajas del Kfir

 

Entre las ventajas podemos encontrar:

  • Los plazos de entrega serían cortos
  • Unidades con gran remanente de horas (garantía de 15 años)
  • Son confiables y accesibles al mercado nacional por costo y conocimiento
  • Colombia es usuario y operador de estas unidades. Es decir, un posible aliado futuro es conocedor y usuario de estas unidades y dicho conocimiento puede favorecer a nuestras fuerzas mediante viajes de estudio.
  • Desde lo técnico existen muchas ventajas: Presenta mejoras respecto al Mirage 5 (representando casi 30 años de salto tecnológico con nuestros Mirage III): el régimen ascensional (el nuevo motor -J79- le da una relación peso potencia mayor al viejo Atar9C;  la altura máxima de servicio se elevó, el consumo de combustible se optimizó, la adición de “dientes de león” en las alas mejora las maniobras en elevados ángulos de ataque y la estructura se reforzó con lo cual el límite de las fuerzas Gs se llevó hasta casi 8. Posee el mismo sistema de mandos.

 

Desventajas

  • La temporalidad corre en contra si consideramos que los plazos para adaptar la estructura a estas unidades no son muy largos. La incorporación de logística, el aprendizaje de pilotos y técnicos y la confección de los manuales de procedimientos llevan un tiempo prudencial.
  • Entraríamos en la misma lógica de desuso en la que nos encontramos ahora en muy poco tiempo debiendo repensar una gran inversión en el futuro y perdiendo peso en la región respecto a la tecnología involucrada.
  • Desde lo técnico: Al contar con una mayor relación peso/potencia respecto a nuestros deltas, la envolvente de vuelo es otra y en consecuencia su operación será diferente en muchas maniobras, generando un procedimiento operativo muy diferente al actual. Respecto a la instrucción de pilotos y técnicos el conocimiento y manejo de toda la aviónica y del sistema de armas conlleva un tiempo no menos considerando que existen al menos 30 años de diferencia tecnológica.

 

El Kfir en la Región

 

Nuestro vecino Brasil se vio ante la misma necesidad de modernizar su flota de cazas. Su gobierno estudió la posibilidad de alquilar durante un período aproximado de 5 años un total de 12 cazas IAI Kfir, con una estimación de un total de 91,6 millones de dólares, para poder sustituir a sus Mirage IIIEBR que estaban a punto de cumplir el límite de su vida operativa. El modelo ofrecido a Brasil era el Kfir C.10, a partir de aviones Kfir C.7 modificados.  Esta solución provisional ofrecida motivó una mejora de las ofertas, pasando las empresas a ofrecer el modelo participante en el programa de segunda mano en arrendamiento financiero hasta la llegada de los cazas nuevos. Finalmente, fue seleccionada la oferta del Dassault Mirage 2000BR, desestimándose la oferta israelí sobre el Kfir.

 

Colombia en tanto tiene sí un historial muy importante de relaciones comerciales con Israel en materia de defensa. Pero más importante es que su actual presidente y antiguo ministro de defensa, Juan Manuel Santos, fue quien llevó a cabo las negociaciones para la adquisición de nuevos Kfir C10. En febrero de 2008 se acordó la adquisición de 13 aviones Kfir C.10 y la repotenciación de los 11 aviones que ya tiene (Kfir C7) a estándar C.10. Con esto Colombia tiene un escuadrón de 24 Cazas Kfir C.10 con aviónica de nueva generación con capacidades polivalentes. 

 

Ecuador es otro país con largo historial de compras a Israel de Kfir, data de 1981 su origen. Al día de hoy las intenciones son de realizar una mejora al estándar C10 de su flota de Kfir.