Con la proximidad de las PASO el 9 de agosto para las elecciones generales se debe analizar la situación de cada candidato y su posicionamiento con respecto al electorado a fin de poder entender que es lo que se está jugando en estas primarias. Las elecciones a Jefe de Gobierno de la Ciudad mostraron errores importantes al momento de analizar la migración del voto entre la primera vuelta y el balotaje, dejando a las encuestadoras en una posición en la cual debieron salir a dar explicaciones sobre la gran diferencia entre el resultado final y lo pronosticado. Desde MRO, en nuestro articulo “el difícil arte de pensar el voto cautivo”, habíamos anticipado que la elección sería más reñida de lo que se vaticinaba y que las apariencias de migración de voto no corresponderían a standards clásicos sino la influencia del voto “útil” con el fin de lograr un objetivo mas allá de la coherencia ideológica de dicho voto.

El domingo pasado, por segunda vez en la historia argentina, se realizaron las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. El escenario que dejaron los comicios, sin otro valor que el de fijar un piso para el ingreso a las elecciones legislativas, debe ser observado detenidamente dado que el mismo da muestras de una situación particular que se vive hoy en la política argentina.

La institución legislativa de cualquier país tiene como fin último la conformación del cuerpo legal que regirá a dicho estado. Los procesos parlamentarios que se utilizan dependen del sistema de gobierno elegido por este país, no siendo el mismo aquel que se da en sistemas parlamentarios que el que se observa en sistemas presidencialistas.

Durante los últimos días ha habido un ir y venir de versiones sobre un posible no inicio del ciclo lectivo a consecuencia del resultado de la paritaria nacional con un aumento menor al solicitado por lo gremios y  por las desavenencias que se han generado entre el gobierno de la Provincia de Buenos Aires y los gremios docentes que exigen un aumento del 30 por ciento en relación a los sueldos del año pasado.

En los últimos días un conjunto de voces del oficialismo, han salido al ruedo a plantear la necesidad de un nuevo mandato de la Presidente. No debe sorprender lo temprano que estas voces anuncian esta hipotética candidatura ya que para hacer esto posible debe  mediar una reforma constitucional que autorice un tercer mandato.

Durante la última década, en America Latina se ha dado el resurgir de regímenes presidenciales con un tinte altamente personalista. Desde La Venezuela Chavista, pasando por la Colombia de Uribe, la Bolivia de Evo Morales y la Argentina de los Kirchner, la región ha tenido una tendencia hacia la formación de gobiernos donde la figura presidencial se ha erigido como opción superadora de las demás ofertas políticas, centralizando cada vez mas el poder en su figura.